Noticias

Desde el limpiaparabrisas hasta el ABS para e-Bikes

Doce innovaciones de Bosch que han mejorado la seguridad vial

03/06/2020

ESP®: tres letras que marcan la diferencia. Desde su debut en 1995, el Programa Electrónico de Estabilidad ha evitado accidentes por derrapes y ha salvado vidas año tras año. Con innovaciones como el ESP®, Bosch ha estado mejorando la seguridad vial durante décadas. A continuación, presentamos una selección de ellas:

Desde el limpiaparabrisas hasta el ABS para e-Bikes
Doce innovaciones de Bosch que han mejorado la seguridad vial

1926: Limpiaparabrisas

Adiós a la poca visibilidad. Formado por un motor eléctrico que accionaba un brazo recubierto de goma a través de un tornillo sin fin y un engranaje, el limpiaparabrisas eléctrico de Bosch proporcionó a los conductores una visión clara de la carretera. En 1959, le siguió un sistema eléctrico de lavado del parabrisas. Activado con solo presionar un botón, una bomba eléctrica rocía agua con precisión sobre el parabrisas a través de una o varias boquillas que se montan en el capó.

1927: Asistente de frenada para vehículos comerciales

En los años posteriores a 1900, los vehículos se volvieron cada vez más rápidos y potentes, pero la fuerza de frenada no pudo seguir el ritmo. Esto llevó a Bosch a desarrollar un amplificador neumático de frenada para camiones, cuyas pesadas cargas significaban distancias de frenada especialmente largas. El sistema utilizaba el vacío que surge en la toma de admisión del motor, por lo que solo se tenía que aplicar una tercera parte de la presión a los frenos.

1928: Asistente a la frenada de Bosch

Bosch también utilizó esta innovadora tecnología de frenada, estrenada en 1927, para vehículos turismos. Había dos desafíos: lograr un diseño compacto que permitiera su instalación en el reducido espacio disponible en el compartimento del motor, y hacerlo más asequible. La tecnología se estableció como equipamiento estándar. Como en el caso del sistema para camiones, los conductores tan solo tenían que aplicar una tercera parte de la presión en el pedal y, además, la distancia de frenada también se redujo en un tercio.

1957: Faros asimétricos de luz de cruce

En 1913, Bosch comenzó la producción de un nuevo sistema de iluminación automotriz. El sistema constaba de un generador, faros, una batería y un regulador. Aunque estos sistemas de iluminación se mejoraron continuamente, todavía tenían una desventaja: deslumbraban a los vehículos en dirección contraria. Cuantos más coches había en las carreteras, más incómoda y peligrosa se volvía la situación. En 1957, Bosch estrenó los faros asimétricos de luz de cruce. Este sistema causa menos deslumbramiento para el tráfico en dirección contraria e ilumina mejor el lado de la carretera del conductor.

1978: Sistema Antibloqueo de Frenos ABS

Después de nueve años de trabajo de desarrollo, 1978 marcó el comienzo de la historia de éxito del ABS, el sistema antibloqueo de frenos para automóviles controlado electrónicamente. Si las ruedas se bloquean, el ABS reduce y aumenta sucesivamente la presión de frenado hasta 40 veces por segundo. Esto acorta la distancia de frenada, incluso en superficies deslizantes, y el vehículo permanece maniobrable. La UE exigió su obligatoriedad para todas las motocicletas nuevas matriculadas a partir de 2016.

1980: Control electrónico del airbag

En 1980, Bosch fue la primera empresa europea en fabricar unidades de activación electrónica para sistemas de seguridad pasiva. Esto estableció el estándar en seguridad vial. La unidad de activación constaba de tres componentes formados por unas 170 piezas individuales y controlaba el airbag del conductor. Se instaló por primera vez en el Mercedes-Benz Clase S. Hoy en día, se pueden instalar hasta nueve airbags diferentes que se despliegan individualmente, dependiendo del tipo de accidente.

1986: Sistema de Control de Tracción TCS

El TCS evita que las ruedas motrices patinen. La unidad de control electrónico reduce la velocidad de las ruedas que están patinando hasta que recuperan su agarre. El TCS es un ejemplo temprano de interconexión entre diversos sistemas electrónicos. Cuando se activa, el control de tracción interviene en la gestión del motor o en el sistema de control de frenada. Aunque se esté acelerando, la potencia del motor se reduce continuamente, o incluso se acciona el freno, hasta que las ruedas recuperan su agarre. El control de tracción también puede frenar una rueda individualmente para desviar la potencia del motor a otra rueda motriz si esta última ofrece una mejor tracción.

1995: MEMS en producción en serie

En la década de 1980, Bosch trabajó para hacer que los sensores fueran más pequeños, fiables y eficientes energéticamente, como una forma de proporcionar cada vez más datos en los automóviles. Tras el inicio de la producción en masa en 1995, estos ayudantes en miniatura se hicieron cada vez más frecuentes, proporcionando a las unidades de control datos sobre cuándo el automóvil frena o acelera, así como sobre la dirección en la que circula el coche. Esta información es importante para algunos sistemas de seguridad como el ESP®.

1995: Programa Electrónico de Estabilidad ESP®

Mediante el uso de sensores inteligentes, el ESP® compara 25 veces por segundo si el automóvil se está dirigiendo realmente hacia donde el conductor desea. Si no es así, el sistema interviene. Al reducir el par motor y frenar deliberadamente cada rueda de manera individual, el sistema ayuda al conductor a estabilizar el vehículo y evitar accidentes por derrape. Desde su lanzamiento al mercado en 1995, el ESP® ha evitado cerca de medio millón de accidentes y ha salvado más de 15.000 vidas en la UE. Bosch celebra un hito este año: ha vendido 250 millones de sistemas ESP® desde que comenzó su producción hace 25 años.

2010: Sistema Predictivo de Frenada de Emergencia PEBS

Cada vez hay más sensores en los automóviles que comparten información entre ellos, haciendo posible la aparición de aplicaciones completamente nuevas. El sistema predictivo de frenada de emergencia, que entró en producción en 2010, utiliza la información que le proporcionan los sensores de radar y cámara de video que comparte con el ESP®. Si existe una amenaza de colisión, ayuda a los conductores en diferentes fases. Primero, alerta sobre la necesidad de frenar con fuerza. Si no se presta atención a esta alerta, el sistema inicia una frenada parcial y si el conductor aun así no reacciona, activa una frenada de emergencia.

2013: Control de Estabilidad de Motocicletas MSC

En 2013, Bosch aplicó su historia de éxito con el ESP® a los vehículos de dos ruedas. En todas las situaciones de conducción, el Control de Estabilidad de Motocicletas MSC garantiza la máxima estabilidad: tanto al frenar y acelerar, como en tramos rectos y en curvas. Los sensores de rueda miden la velocidad de giro y otro sensor mide los ángulos de inclinación y cabeceo. Si el sistema detecta que una rueda está a punto de bloquearse, la presión de frenado se reduce y aumenta de nuevo en una fracción de segundo, asegurando que se aplica constantemente la cantidad correcta de presión para evitar que cada rueda se bloquee. Esto puede salvar la vida de los motociclistas.

2018: ABS para eBikes

Bosch ha estado fabricando sistemas antibloqueo de frenos para coches desde 1978 y para motocicletas desde 1995. A ellos se les unió, en 2018, un ABS para bicicletas eléctricas, eBikes, que Bosch desarrolló en colaboración con el fabricante de frenos Magura. El primer sistema antibloqueo de frenos del mundo para pedelecs reduce el riesgo de accidente en situaciones críticas. En este ABS para la rueda delantera, los frenos hidráulicos y el sistema electrónico de frenada están perfectamente sintonizados entre sí. Los sensores de rueda controlan la velocidad de ambas ruedas. Tan pronto como la rueda delantera amenaza con bloquearse, el sistema regula la presión de los frenos para optimizar la estabilidad de conducción. Este es un gran avance para la seguridad del conductor. Además, la función de control de elevación de la rueda trasera reduce el riesgo de salir despedido por encima de la bicicleta. Si se aplica demasiada fuerza de frenado, el ABS regula la presión aplicada a la rueda delantera de modo que la trasera puede recuperar rápidamente la tracción.

Contacto para la prensa

Contacto para la prensa

Lorenzo Jiménez
Jefe de prensa
Correo electrónico

Preguntas generales sobre Bosch

Más noticias